Archive for the ‘bici’ Category

Marraque

septiembre 28, 2016

img_20160913_103258117

Piedras, polvo, sol y moscas. Descubriendo el territorio betetero por la capital almeriense y alrededores, hay un nombre de barriada cuya resonancia me resulta adecuadísima a la hora de expresar las condiciones bajo las que por aquí se desarrolla la afición por la bici de montaña: “Marraque”. Ramblas arenosas y barrancos pedregosos; veredas de alta dificultad técnica (¿buscabas veredas? ¡Pues toma “vereas”! Pero ahora no te bajes), caminos rotos por trialeras, que se diría llenos de llagas y mataduras, como las señales que fueron dejando en otros tiempos el roce de los arreos en la piel de los mulos; pegajoso asfalto ensuciado con residuos agrícolas; canteras y excavaciones mineras; matorral quemado y sombras escondidas solo en cuevas; cortijos en ruinas y construcciones a medio hacer, ya deterioradas… Marraque.

Sequedad y ventolera; olor a salitre y efluvios fitosanitarios; cascotes de ladrillo y vidrio y bolsas de plástico por doquier. Sobre todo eso, basura, mucha basura… Marranus marraquensis.

img_20160928_092844036

img_20160915_105148203

img_20160928_104910546

Convencido de que el paisaje modela al paisanaje; de que esta pertinaz sequía asola la riqueza expresiva, imaginativa, moralmente alta de las personas que sufren unas condiciones cada vez más severas. Igual es mejor no esperar la bienvenida de según qué ojillos negrísimos que a tu paso te escrutan de soslayo. En fin, serán las ganas de combatir esta rabia engañándonos con una especie de determinismo geográfico cuanto menos comodón.

Pues así vamos, marraqueando por Almería. No será de extrañar que los aficionados de por aquí estén fuertes, vista la cancha por la que uno puede foguearse.

img_20160920_105220854

A falta de ir profundizando, tres salidas aparecen como las más clásicas de por aquí: el camino a Enix, popularmente conocido como La Peseta; la subida a Sierra Alhamilla (El Puntal y El Colativí; desde el Mini Hollywood o desde la capital; con bajada por la misma cara -por Los Góngora, por ejemplo- o por el lado sur, vía Marraque o hacia los baños) y la propia subida a Los Baños de Sierra Alhamilla, mezclando rambla y asfalto.

Ah, se me olvidaba el levante: hacia La Fabriquilla o más, por Vela Blanca y el faro de Cabo de Gata… Pero es que el dichoso viento de poniente a la vuelta desanima bastante.

img_20160927_111848267

img_20160927_111747729

Queda seguir explorando en busca sobre todo de más veredas, que son sin duda lo mejor que uno encuentra por aquí: por las Cuevas de Los Medina y de Los Úbedas, buscando los cortijos de la vertiente sur de Sierra Alhamilla: Los Albaricoques, El Puntalillo, Los Chacones… O por Alhama y Gádor, con el camino romano por encima de Santa Fe de Mondújar…

Y ya en la propia sierra de Gádor, recuerdos de mis primeras salidas con la Conor hacia el Peñón de Bernal y la fuente del Tartel; al parque eólico de Enix y la Chanata… Ah, pero aquellos primeros años de afición sin contaminar estaban libres de marraque.

Salidas de agosto con Nicolás

septiembre 1, 2016

 

IMG_20160816_121319115_HDR

Varias etapas de la Transnevada (como la anterior entrada de este blog), La Sagra y recorridos por Sierra Larga y La Muela, alrededor de Vélez Blanco para soportar algo mejor un verano -otro más- de sol y moscas.

Mucha pista forestal y poca vereda, sí, pero compensa por esos recodos umbríos donde se hacen fuertes los cedros, los castaños, las secuoyas; por las vistas dominantes sobre pueblos allá muy abajo (Jérez del Marquesado, Fiñana, Fondón, Aldeire); las fuentes buscadas como tesoros, pues eso y no otra cosa son; por la sensación de dominio ante la posibilidad de pasar de una vertiente a otra de Sierra Nevada… Pero sobre todo por la suerte de hacerlo en compañía de gente que te enriquece con comentarios sobre fauna, flora, paisaje y paisanaje. Ah, ypor las cervezas finales en el Ganímedes de Vélez Rubio.

Todo servido gracias a la suerte de poder contar con todo un Master 60 del que seguir aprendiendo.

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14582485

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14582440

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14582400

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14582390

IMG_20160816_102150336_HDR

IMG_20160823_095702725_HDR

IMG_20160823_104138173

IMG_20160816_105123402_HDR

P1000636

IMG_20160826_111159828_HDR

9 agosto: La Ragua (Transnevada 3 y 4)

agosto 10, 2016

IMG_20160809_151407182

(114kms. 8h 11´)

La ruta

Mi estimado Máster 60 y yo elegimos esta ruta (etapas 3 y 4 de la Transnevada) dejada en Wikiloc por un par de granadinos (perdón: “granaínos”) para hacerla prácticamente el mismo día que ellos, solo que cuatro años después.

Una ruta larga sobre limpia pista forestal que solo alerta de la falta de agua durante un buen tramo en su segunda mitad. Y es que es una pena comprobar los efectos de este año pertinazmente seco en el merendero del Collado del Espino, con unas fuentes previstas cuyo caño rodeado de hormigón solo contiene polvo y oscuridad. Avisados como íbamos, bien que abusamos de las fuentes de Las Juntas, del Rosal y de Paredes, de manera que la primera parte de la ruta la hicimos ahítos de agua.

Pero se nos dio bien, seguramente porque el día no fue de calor extremo. Hermosas vistas a ambas caras de la sierra, de la que retengo en el lado norte los recodos sombríos en los que los castaños y los álamos le quitan protagonismo a los omnipresentes pinos, mientras que por la cara sur destaca el mirador de la Pandera, techo de la ruta con sus dos mil trescientos y pico metros de altitud. Desde allí, imponentes vistas del Mulhacén, La Alcazaba y el Chullo arriba hacia el este, mientras que al sur es la sierra de Gádor la que muestra que también es muy capaz en esto de darle cancha a los aficionados a la bici de montaña. Y Fondón allá abajísimo.

Por lo demás, recuerdos de la media maratón de La Ragua llegando al puerto y bajando los últimos kms. sobre asfalto. En su día los subí a pie bastante más lento. Por cierto, se podría unir el comienzo de aquella carrera a pie desde La Calahorra que discurría por tierra al inicio de la ruta, empezando así desde el pueblo sin necesidad de comer asfalto, o sin tener que subir unos kilómetros por tan curvosa carretera para dejarlo al inicio de la ruta, a la izquierda, unos ocho kilómetros antes del puerto.

IMG_20160809_090426366

P1000164

IMG_20160809_124807028

IMG_20160809_131613024

P1000172

IMG_20160809_173141227

 

“Don’t say goodbye” (con esos coros) fue la canción mentalmente más tarareada durante la mayor parte de la larga ruta. Mérito tiene y por ello justo es que deje constancia.

Incluida en el primer álbum en solitario del maestro Lynne, Armchair Theathre (Reprise, 1990).

Momentos fugaces eternos

julio 7, 2016

51799f501c24bbab34b3a327aa29e0ba

Cualquier momento es bueno para deleitarse visualmente y al mismo tiempo apaciguarse interiormente, pero en julio pega especialmente tirar de memorabilia ciclista.

El libro de Magnum con firmas fotográficas de peso; ese otro del diseñador Paul Smith (a pesar del inevitable tufillo a buen gusto presentado como aute couture), o el número de la revista Volata dedicado a los Pirineos.

A la ética por la estética a través de la bici. Eso sí, mirando hacia atrás, me temo.

CjiDKBiUUAADgU4

GRH

81cIvwkA+HL4e7c1c68f60b270bfad105f8ac81fd3aPORTADA_V7Ok

 

 

 

 

 

5 junio: LA SALVAJE 2016

junio 13, 2016

La-Salvaje-2016

(Tiempo: 07:39:00. Puesto general: 168. Puesto categoría: 65. Media: 11.9 km/h)

La Sierra de María en todo su rotundo esplendor a través de La Salvaje de Vélez Rubio, muy bien organizada. Eventos así deberían ser prioritarios a la hora de pensar en la promoción de la provincia almeriense, pero los mandamases de turno suelen estar a otras cosas, digamos, más folclóricas.

13347003_1014877315263371_8881115072742533916_n

92 km y casi 3.000 metros de desnivel positivo, en compañía -a ratos- de ese gran Master 60 llamado Nicolás. Su participación fue determinante para animarme a hacer la prueba de BTT y no la carrera a pie de 41 km (que bien pensado no sé cómo hubiera ido), con la intención de ir en su compañía durante todo el trayecto. Error: las largas pruebas de fondo deben ser negociadas de manera individual, encontrando tu lugar de acuerdo a tus propios condicionantes. Lo demás son ganas de afrontar el reto equivocadamente.

El recorrido, exigente. Lo previsto. El estímulo añadido era descubrir variantes nuevas, y la recompensa fue el tramo de La Monja, con una vereda muy entretenida, pero sobre todo el puerto bautizado como La Belladona, abierto para la ocasión: parte alta de la cara umbría de la sierra, a través de una estrecha senda con piedra suelta a izquierda, precipicio a derecha y unas vista fabulosas, con el pueblo de María muy abajo.

Por entonces seguía en fase eufórica, animado con un ritmo que se tragaba todos los participantes que me iba encontrando. Fue abajo, ya en la zona del pinar de La Alfaguara, cuando cometí el error de aprovechar un avituallamiento para toquetearle a la rueda trasera, vista la baja presión que llevaba.

Perdí mucho tiempo tratando de meterle aire, pidiendo bombas diferentes a la mía, hasta caer en la cuenta de que lo que fallaba era el líquido, que ya no cumplía su función.

El consabido bajón a la hora de reanudar la marcha se unió a la inesperada dureza de la subida a Las Vigas, cuando uno pensaba en la del Guarda , y pasé por el momento más difícil, pero conociendo la definitiva de La Sabina, era cuestión de regular en modo resistencia. Creo que la cápsula de sal que tomé me ayudó a soportar la última subida por la pista forestal de El Mahimón, evitando unos calambres que comenzaban a avisar con impaciencia.

Siete horas y media de ruta exigente pero siempre disfrutable, salvando mi torpeza con las gestiones mecánicas. Me traigo la lección de meterle más líquido a la ruedas antes de una prueba así, para asegurar.

 

 

 

19 octubre: El Arroyo Olías desde el otro lado

octubre 24, 2015

(28 km; 2h 25′)

He aquí una corta ruta con más de un atractivo: el motivo principal era poder ver el Arroyo de Olías desde el otro lado, subiendo por Los Finos tras dejar el barranco de Topar, que habíamos tomado antes de llegar a Los Cerricos: se trata de una rambla poco ancha, compacta, encajada entre laderas, como nos gusta. Desde El Villar hasta El Collado de La Madera, visto desde cierta altura, el barranco luce vistoso con su pequeña alameda y la carretera pegada a la roca del Peñón de La Cruz.

Añadámosle el toque histórico del torreón de El Villar y -al poco, allá arriba a la derecha- el Castellón de Olías, y el tramo aventurero por la zona del cortijo de Cañaricos, pues habrá que sortear una presa de gavión -tan habituales por estos barrancos- y por un estrecho sendero que desafía al más reticente en bajarse de la bici accederemos a la pista que nos lleva a la clásica del Barranco de Aíx que sube hasta las antenas de Roza. Quien quiera podrá hacerlo, nosotros nos dejaremos caer hasta La Rambla por Los Timoteos. Ya solo quedará algún tramo de subida rebasando el 20% hasta tomar la carretera a la altura de La Media Legua.

Ruta en Wikiloc.

Acaban de asfaltar la cuesta de María: el progreso nos pasa de largo con facilidad.

20151017_162953

Barranco de Quiles, Boca de Oria, El Margen… Rutas muy habituales, será por eso que ya nadie se inmuta ante nuestro paso:

20151017_170335

Por Los Finos, una vez dejado el barranco de Topar, que ofrece un piso ciclable como dios manda: tan hartos de ramblas arenosas, cuando no rizadísimas.

20151017_172138

Desde ahí, abajo a la izquierda, vemos el Arroyo Olías, con sus álamos por el barranco. Y un nombre atrayente: el Collado de La Madera, siguiendo a la derecha:

20151019_112826

El tramo técnico del día: en vez de subir por el camino de la izquierda, por el que solemos ir hacia el Arroyo Medina, decidimos seguir por lo que queda de barranco y, tras sortear la presa, enlazar con la pista vía sendero bastante sucio, dificultoso, muy cerca del precipicio. ¿Quién lo hará subido y con las calas puestas? Nosotros no.

20151019_114327

20151019_115103

Para redondear, el encuentro con la proverbial buena acogida de las gentes del lugar. Con todo, prueba superada.

20151019_115627

Terminaremos cayendo a La Rambla por aquí:

20151019_121837

… Y por aquí buscaremos en subida el asfalto, a un par de kilómetros de Oria, a la que entraremos por el Camino Viejo de Albox.

20151019_121941

26 septiembre: Urrácal y Somontín

septiembre 30, 2015

(50km; 3h 12′)

Un entretenido paseo de cincuenta kilómetros a base de ascensos y descensos entre pinares para una rápida visita a Urrácal y Somontín (quedaría Lúcar como tercera población en el clásico asalto a Los Filabres) con una variedad de firme (pista forestal, cemento y asfalto) que se preveía divertida pero que, por culpa del paso de vehículos pesados -con ocasión del acementado de la subida a las antenas de Urrácal- dejan un tramo de pista hasta La Cerrá hecho cisco, peligrosísimo con tanto banco de grava suelta. Una pena. Nos permitimos el lujo de prescindir de unos de los mayores atractivos de la ruta: el mirador de La Cerrá, parada hoy no obligada por cuestiones de tiempo. Repostamos agua en los caños de San Sebastián, en Somontín, antes de iniciar el paciente ascenso por la cantera, ya de regreso al otro lado.

Ruta en Wikiloc.

Como teníamos que estar de regreso a mediodía, comenzamos bien temprano, buscando El Royo vía el camino del Serval. Vamos por El Collado mirando hacia atrás, disfrutando del rojizo amanecer, pensando que tal vez toda buena ruta, a esas horas, debería comenzar de cara al encuentro con el amanecer. Pero pronto se romperá el momento lírico, conforme pasemos por el cortijo de Antonio el de Pepa y su correoso perro nos salude de aquella manera.

Avistamos El Royo a primerísima hora de la mañana:

20150926_074750

Las obras de mejora del camino a las antenas de Urrácal son las cusantes de que la pista forestal se muestre especialmente peligrosa. Demasiada tela para la High Roller delantera y para la pericia del piloto, así que se impone la cautela.

20150926_081400

Urrácal:

20150926_084636

la fuente de San Sebastián, en Somontín. Aún recuerdo aquella vez que me la encontré seca. Muy desagradable.

20150926_091532

 

Sin asunto

junio 28, 2015

Con cada nueva temporada estival, otro repaso clásico: John Deere, Massey Ferguson, Fiat…CImfYcuWsAAtDt4

5 de abril: Cortijo Nuevo

abril 9, 2015

(Oria-Barranco Quiles-La Cumbre-Chirivel-El Mojonar-Cortijo Nuevo-Fuente Grande-Rambla de Claví-Camoillo de Chirivel-El Margen-barranco Quiles-Oria: 62 kms; 4h 20′)

De vez en cuando, una clásica: hacia la solana de la Sierra de María, para visitar el Cortijo Nuevo (ahora en obras), con su fuente y su balsa y sus grandes chaparras y álamos y sauces… Y si no son tantos ni tan grandes así han quedado en el recuerdo y me vale, porque de eso se alimentan mis rutas ciclistas cuando las sueño.

Wikidream.

En Los Estrechos, persiguiendo el sol, que nos saca poca ventaja. Subiremos por la Vereda de Ganados. 20150331_083515

Llegando a Chirivel. Al fondo en la sierra se divisa el collado, entre El Cabezo y El Mojonar: 20150331_091950

El gusto por quedarse con ciertos detalles que retrotraen a una infancia dorada. Casas así: 20150331_092235

La N-340, con sus árboles para establecer el límite a cada lado. El Retiro, la antigua gasolinera… Chirivel se resiste a ser tierra devastada por estos tiempos feroces: 20150331_092715

Unos metros más adelante dejamos el asfalto para tomar a la izquierda el barranco de Los Pelos y enlazar con la pista de Los Chaveses, para subir ya la parte más dura del Collado. La clave es hacerlo con paciencia y con el arma secreta de entretenerse con una selección de música brasileña cosa fina. 20150331_101550

Al otro lado, la bajada que nos lleva al Mojonar, con su sempiterno Land Rover y su remolques seguramente ya en eterno y merecido descanso: 20150331_102228

Ya en el Cortijo Nuevo. Repostando agua mientras suena “Realejo”, así que es Chico Buarque quien se lleva el momento cumbre de la mañana. Fácil, dada su maestría.

Chico Buarque de Hollanda – realejo 2911 20150331_104141

Bajada hasta Fuente Grande: 20150331_105014

Paso por El Ciruelo Alto. Ya hace tiempo que se partió la rama que le hacía un arco al camino. Pena. 20150331_110106

Buscando la rambla de Claví, en cuanto crucemos la autovía. Los colores de la primavera nos recuerdan que esa selección brasileña fue acertada. 20150331_110313

El Margen, y ya La Boca de Oria y el Barranco Quiles y… Por pedir, uno querría no salir nunca de este círculo. Como hámster corriendo por una rueda, feliz quizás por insensato. 20150331_124338

El toque “Tib”

febrero 2, 2015

P1010789

Ningún otro como el amigo “Tib” para darle sentido a este humilde sitio que pregona las aficiones compartidas merced a aquella vieja política de disfrutar con cosas pequeñas que son necesarias: un paseo en bici, música en el tocadiscos, unas cervezas en el bar… Que uno llegue a casa y se encuentre con un paquete lleno de discos, obsequio de alguien que dice sentirse animado por encontrarse con el recuerdo de lugares que forman parte de su educación sentimental y que siguen ofreciéndose -para otros- como inmejorable territorio ciclista, colma las expectativas de tener un cuaderno como este donde registrar esas rutas.

El detallazo de tirar de vinilo setentero en “gatefold sleeve” para encarnar ese común respeto por una tierra y unas costumbres no se salda así como así, pero una buena manera de empezar a intentarlo será espantar definitivamente la impresión de estar perdiendo el tiempo con cualquier pequeña salida. Todavía sigue habiendo personas para las que los gestos cuentan.

Abrumado y agradecido, de momento uno elige satisfacer la expectativa creada con este disco de los Premiata Forneria Marconi, ya por siempre unidos a la etiqueta “Tib”: nuestra marca preferida en esto de recomendar fino lirismo sonoro escapista.

Gracias, José Luis. ¿Cuántas cervezas debemos ya?