REAL ALE CRAFT BEER

hqdefault

Según el título uno esperaría encontrarse con un canal de Youtube dedicado en exclusiva a mostrar las (viejas y buenas) bondades de las cervezas ale británicas, pero basta una rápida inmersión en su lista de más de tres mil referencias analizadas para descubrir y aplaudir con alegría la ampliación del gusto personal de Simon Martin, hasta abrazar con delectación (no hay más que ver el vídeo dedicado a la Aventinus, por ejemplo) la tradición alemana o la complejidad belga, algo que reconoce le costó su tiempo de aprendizaje. Por ello mismo (la seguridad de encontrarte con el análisis precisamente de esa cerveza que te llama la atención y de la que te gustaría saber algo más) y por las maneras sencillas de este galés cuya honesta pasión por la cerveza lo sitúan a una equitativa distancia entre un hooligan centrado en su mundo sensorial y un altanero crítico elitista -ambos ignorantes de cómo hacer para potenciar una afición compartida-, las visitas a este canal han terminado siendo algo recurrente de un tiempo a esta parte.

Real-Ale-Craft-Beer-QA-Banner-715x252

Sí, uno llega al punto de considerar a Simon Martin como a un vecino siempre dispuesto a echar un rato de charla sobre lo que a todos nos concierne, celebrando encontrarse con él puntualmente. Con toda su folclórica y desacomplejada tipicidad: el apoyo sin complejos a costumbres populares como compartir cervezas y patatillas en el pub; la cata de salchichas del Lidl cortándolas con las manos a modo de improvisada barbacoa en el jardín, junto a su colega Chris y -“Pardon me”- entre eructos; la típica estampa turística en Menorca, sacando latas de Estrella Damm, San Miguel y Mahou para darle un rápido repaso (con esperado suspenso) a esas “regular lagers” de los españoles cuya existencia igual puede justificarse cuando son las dos de la tarde y cae un sol de justicia…

Su vídeo presentando a la Budweiser como útil producto de limpieza para el coche es seguramente el más famoso, pero también se hace merecedor de atención ese intento de mini documental acerca de la progresiva desaparición de los tradicionales pubs ingleses, que termina deslizándose hacia el desvarío de proponer como solución la costumbre de tomarse una cerveza para desayunar. Sirva como efecto ilustrativo -totalmente perdonable- del aficionado dispuesto a compartir su pasión sin pararse en consideraciones.

Para ese otro aficionado medio y foráneo espectador, además, igual hasta le resulta provechoso lo de aprender una o dos expresiones mientras escucha comentarios acerca de uno de sus temas preferidos como es, en este caso, la cerveza: “Christ on a bike!”; “Blimey!”; ” It’s a pure belter of a beer!” y, sobre todo, ese “Stone the crows!” aceptado como emblema y que adelanta la nota final de sobresaliente, quedan incorporadas como útiles recursos a la hora de mostrar sorpresa en inglés y sorprender con eso al mismo tiempo, claro. Gracias a una dicción más clara y un modo de hablar menos rápido que el de otros (ese amigo suyo de boca pequeña con sorprendente capacidad para expulsar aire sonoramente, o su propia mujer mismamente, que también tiene canal de cata propio), consigue que nos resulte familiar el uso de frases recurrentes marca de la casa: comenzar con ese “It’s beer o’clock on Real Ale Craft Beer”; proseguir con “Let’s get this beer out into a glass and see what we get”; sonreír una vez más al escuchar lo de “Let get the aroma”…

No cuesta trabajo acomodarse al escucharlas en cada nueva ocasión, ni reconocer en cada gesto repetido (acercar la botella a la cámara para abrirla, con su mirada concentrada y los labios apretados en ese pequeño esfuerzo que tanta felicidad promete) la familiaridad de este tipo afable instalado en una cocina adornada con botellines. Un carpintero exitoso en el fomento de su pasión. Le mandan nuevas cervezas por cajas, y él encantado de mostrárnoslo “as happy as Larry”.

maxresdefault.jpg

También es verdad -“I’m gonna be honest”- que algo sí que incomoda comprobar cómo ha evolucionado su fisonomía en poco más de un lustro. Tanta felicidad (dice que, incluyendo las que se toma con los amigos y en familia, le salen unas veinticinco a la semana) tiene también su precio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: