15 marzo: XXXIX MEDIA MARATÓN CIUDAD DE BAZA

(01:44:05. Promedio 00:04:58)

150315-cartel-media-baza-216x300

Segunda participación en la Media de Baza, después de quizás más de cinco años. Guardaba grato recuerdo porque fue entonces cuando bajé por primera vez de la hora cuarenta y cinco en una Media. Pero apenas nada más, porque no recordaba las dos vueltas al circuito, aunque sí que se metía por la vega de la ciudad, dejando el asfalto de la carretera hacia Caniles.

Día magnífico para correr, habiendo quedado además con un par de compañeros a los que perdí de vista ya antes de salir, por culpa de la preceptiva meada psicológica.

IMG-20150317-WA0000

Primeros kilómetros callejeando, sorteando participantes y pivotes por las aceras. Un gran cartel electoral reza “Lucha por lo tuyo”, pero no sé yo si -precisamente- en este “idus de marzo” tan guerrero, las fuerzas responderán. En fin, de cada cual según su capacidad, que diría Haile Gebrselassie.

Nos cruzamos con senderistas, y una de ellas suelta: “¡La vin, sí que quedan todavía!…” Comentarios que te devuelven a la realidad, poniéndote en tu sitio, pero que uno acoge con humor. Como aquella vez, en Granada:

-Venga, vámonos ya, María.

-Espérate, que ahora que van a pasar los gordos es cuando no vamos a reír.

Miro el crono al paso por los diez: seis segundos por encima del límite de la decencia, puesto en los cincuenta minutos, así que va a estar difícil que mejore aquella hora con cuarenta y tres que, sin exactitud, recuerdo de mi anterior participación.

En la señalización del quince clavo esos cinco minutos el kilómetro que parece ser mi eterno campo de batalla en esto de correr, y confío en no perderlos si aprovecho la bajada por el olivar, con esa enorme chimenea al fondo, acabando en un pequeño tramo de tierra que nos adentra en la vega, buscando ya la meta.

Anima poder observar que los pequeños detalles -esos que hacen que una carrera popular merezca la pena- se siguen cuidando. Como lo de dar las gracias cuando te ofrecen agua en el avituallamiento para que enseguida te respondan: “A ti por venir.”

Como no consigo fiarme de mí mismo debo ponerme el objetivo de intentar al menos mantener el ritmo de algún grupo de participantes cercano que me fuercen a persistir. Ya a estas alturas va a ser difícil que aprenda de una vez a correr, qué le vamos a hacer.

La ayuda la encontraré a escasos mesos por delante, en una marchadora a la que me resulta difícil de pillar pero que me servirá para no acabar bajando el ritmo como, seguro, me habría pasado de haber ido solo.

Lejos de la plena satisfacción en meta (se impone tirar de series, si quiero mejorar), con un tiempo peor al anterior y con mis compañeros ya descansando. Pero la cerveza y la rebanada de pan con aceite que está ofreciendo la organización reconfortan.

baza-marzo-2015 301

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: