Más chinchón

Y otra ronda de convidadas, para completar el subrayado de las tres novelas de nuestro autor preferido de Portugalete. A carajillo, a paloma, a otro chato y a otra caña. A más chinchón, jefe, que lo que se pida ya es lo de menos, con tal de estar otro rato aquí, a resguardo hasta de uno mismo, meneando la cucharilla como el que rebusca algo. Aunque no sepa qué.

PortadaLosMillones

Los Millones (Libros Mondo Brutto, 2010):

– La conversación apenas abandonaba el género de la tarugada, a base de exponer tenues sandeces para confirmar que no se está solo. – La máquina de enchorizar chapucerías seguía bien engrasada porque, de nuevo, nadie apareció. – Aceptando que no hay que meter la pata más que hasta el tobillo, Francisco estaba mojándose todo el muslo en los fangos de la inconveniencia. – El bar era un escondite perfecto. Y se metió dentro como quien apetece en el parchís la casilla de seguro. – Oyó cómo la luz silenciosa hacía sonar la música mansa del polvo en suspensión. – En Madrid todo lo apolíneo se ajaba en banalidades: la ópera se había diluido en zarzuela, el clavecín en organillo, la repostería en churros. – Lo malo de romper a llorar no era el sufrimiento, sino los quintales de vergüenza de que le vieran así por la calle, licuando los desastres que le astillaban por dentro para desaguarlos careto abajo. – Igual era que todos, y no sólo él, enladrillaban su propio muro de desánimo a medida que pasaban los años. – Había llegado a la final de “La juventud baila”, en el programa Aplauso, y era muy consciente de que, fuera de eso y de las amigas que se le arrimaban, no había nada más en la caja de hojalata roñosa de sus días.

huerfanitos-full

Los Huerfanitos (Blackie Books, 2012):

– A base de destilar el mosto de su inventiva, había dado con una idea. – Volvieron a centrarse en sus gestiones, cuenco de cerezas embrolladas del que era imposible tomar una guinda de disgusto sin que trajera consigo mil problemas gratis colgando en zarzillos. – El infantilismo sólo adorna a quien se lo ha ganado a base de mucha madurez. Y, por descontado, sólo pudre a quienes lo viven de puertas afuera. – Habrían quizá mostrado un sincero respeto ante un grupo católico al uso. Pero ante estos hartosopas con el rostro ajado por las marcas de sus almas tabernarias, la devoción se les hacía chocante como la gaseosa en un coñac. – Tan plomizo como esperar el turno en una cola de maniquíes. – Había una que se creía que las acotaciones eran diálogos. Así que las había memorizado, y como tales las decía. Pasaba a escena desgranando un “entra” por saludo. Gritaba “mutis” y se quedaba, declamaba un “aparte” a voces si así venía en las fotocopias, y habría cerrado profiriendo el sustantivo “telón” de habérsele asignado el personaje del parlamento final. – El aroma fresco del vino bueno era para los cretinos que leen los suplementos dominicales. Ellos eran de los del tufo acre del hectolitro feraz. – Era entonces que la energía inaprensible corporeizaba la materia mutable, como cuando cuatro cuerdas bien templadas concretan en el aire los garabatos absurdos anotados sobre cinco rayas. – Lo que estos iletrados decrépitos podían hacer con lo que para otros era solo material deteriorado sancionaba la imposibilidad de que el paso de un espíritu despierto por el mundo tenga el mismo resultado que la huera estadía de un lerdo. – Tremolaban sus parlamentos, y todo sonaba con un dolor que contrapunteaba las partes cómicas y con una gracia que realzaba las dramáticas. – El heroísmo en su versión doméstica, artesanal, familiar, de cortos vuelos (que es la modalidad importante, porque es la que no está vedada al común de los mortales).

santiago--478x270

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: