JEAN DELANNOY: LES AMITIÉS PARTICULIÈRES (1964)

postervtv

El amor entre muchachos en un internado católico. Película basada en la novela homónima y autobiográfica de Roger Peyrefitte, educado en un colegio jesuita y empeñado en defender, valerosamente, el derecho de cualquiera a sentir y amar según los dictados de su corazón. «¡Me gustan los corderos, no los carneros!» (J’aime les agneaux, pas les moutons!).

La versión cinematográfica de Jean Delannoy está en desventaja con la densidad, erudición y misticismo que, dicen, posee la obra original. Y eso que Delannoy fue, precisamente, señalado como el tipo de director representativo de esa “cierta tendencia del cine francés” criticada por Truffaut, caracterizada por un academicismo demasiado pegado a la letra de los textos literarios.

Con todo, no es poco lo que esta película en blanco y negro nos ofrece: la conmovedora historia de una relación de amor como amistad pura en el ámbito de una férrea disciplina, (los muros del comedor, el largo dormitorio con las camas en fila) a la que sobrevivir mediante guiños y gestos cómplices. La libertad a escondidas en el invernadero del jardín.

Su visionado deja la intención de presentar con delicadeza y elegancia el drama que supone constreñir los sentimientos verdaderos de unos chicos; mostrar a jóvenes que escuchan qué les dice su sexualidad y su afectividad para ver qué hacen con ello en un entorno hostil; la discreción con la que la sexualidad está tratada en favor de una lucha por alcanzar la pureza de una especie de deseo espiritual, un afecto más platónico que carnal; el lirismo del trágico desenlace en el tren, esparciendo por la ventanilla las cartas rotas… Queda una nostálgica reivindicación, quizás, de un pasado clásico griego en el que belleza y pureza llegaron a unirse, como se comenta en la película.

Ese deseo virtuoso de esta manera francesa de resolver la educación en un internado religioso podría compararse con el clásico morbo de la excentricidad inglesa. Ambas bastantes más elevadas que la miseria física y espiritual de la tradición religiosa española.

Parece que Peyrefitte concibió su carrera literaria como una militancia valiente y asidua en favor del amor a los efebos. La historia de su enamoramiento con uno de los chicos figurantes, durante el rodaje de la película, redondea el conjunto.

vlcsnap-2014-09-23-00h03m26s100

vlcsnap-2014-09-23-00h06m42s0

vlcsnap-2014-09-22-23h28m35s61

vlcsnap-2014-09-22-23h53m58s9

vlcsnap-2014-09-22-23h58m44s80

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: