ROBERTO ARLT: EL CRIADOR DE GORILAS (1943)

P1010136

Los cuentos reunidos en El criador de gorilas dejan la sensación, tras leerlos, de unas Mil y una noches de situaciones aberrantes, por  lo insólito de las anécdotas y lo exótico de los escenarios. Su autor, el bonaerense Roberto Arlt, había viajado como corresponsal del diario El Mundo por España y Marruecos a mediados de los treinta, y de entonces seguramente le vino la fascinación por el exotismo orientalista y el África negra, que unido al gusto por mostrar el poder de la tradición oral para engatusar la imaginación daría como resultado estas narraciones, resultado tal vez de una insatisfacción por la sordidez de la vida corriente.

Comienza potente, con una historia de venganza cruel por medio de hormigueros gigantes. Tras ella, la de “Halid Majid, el achicharrado” (por despecho), y luego “Rahutia la bailarina”, un cuento de espías en el marco del arrabal morisco de Tetuán:

Las estrellas brillaban como faroles en el alto cielo; las palmeras recortaban el espacio semejantes a fatigados abanicos. Rahutia corría a través de las terrazas como un fantasma; las mujeres de otros harenes la veían pasar, pero con esa solidaridad cómplice que liga a todas las musulmanas, fingían no verla…

Y así seguirá, metiendo requiebros grotescos entre detalladas descripciones de lo pintoresco; quizás -con el paso de las historias- forzando la imaginación e incluso llegando como impaciente al desenlace de unas historias que parecen quedar interrumpidas por su pronto final.

Un libro raro, dicen, de un escritor de culto al que hemos descubierto con estas narraciones de unos tiempos y lugares “enganchados por el engranaje del misterio bestial que en todos nosotros ha puesto el demonio”.

2 comentarios to “ROBERTO ARLT: EL CRIADOR DE GORILAS (1943)”

  1. Kepler Says:

    Te recomiendo de este mismo autor Los siete locos y El juguete rabioso, dos novelas rápidas de leer y con un estilo que contiene esa misma impronta precipitada e impaciente; al parecer, este buen señor escribía a toda prisa. Definiría las dos novelas que te comento como “urbanismo alucinado”, en todo caso creo que resultan muy interesantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: