2 noviembre: Río Luchena

(Vélez Rubio-Río Claro-Montalviche-Taibena-Collado de Los Caracoles- Collado de La carrasca- Río Luchena- la Parroquia- El Jardín- Vélez Rubio: cinco horas para cerca de 75 kms.)

Ruta en Hojadelataloc.

No lo hago a menudo, por eso cada vez que me cito con alguien para una ruta ciclista es motivo de desbordante alegría. La ilusión expectante del día anterior, por poco que luego cumpla con lo esperado, hacen de este tipo de encuentros algo especial.

DSCF1861

Si encima se tiene la suerte de compartir la salida con una persona como Nicolás, entonces de seguro que ganaremos con la experiencia. Tras un par de quedadas, ya lo tengo por una de esas personas movidas por el puro gusto de conocer, cuyas observaciones despiertan un desinteresado interés por todo, que es la manera más genuina de demostrar que en este mundo el ser humano está para algo más que para la satisfacción de sus más inmediatos instintos.

Así se pasaron los kilómetros, como levantados en alfombra, entretenidos a base de despertar la curiosidad: era igual si pasábamos por la vega velezrubiana (disertando sobre la diferencia entre níspolas y nísperos), que en solitaria compañía bajando por la Sierra del Pericay (observados por buitres, alineados sobre las altas peñas), o a la vuelta, pasando cerca de la fortaleza de Xiquena (imaginando allí al infante Don Juan Manuel) cuando kilómetros antes había ido hasta un pastor para preguntarle por las curiosas granjas porcinas que por Luchena se estilan. Todo lo observable merecía un comentario enriquecedor, y uno ya sabía que, otra vez, apenas atinaría a balbucir acaso algo sobre música, impresionado por la cantidad de nombres y lugares que Nicolás conoce. Hay ocasiones en las que uno acepta gustosamente sentirse en el merecidísimo papel de mierdoso.

Quedando bien temprano en la gasolinera de Vélez Rubio, nos daría tiempo a ir decidiendo la ruta sobre la marcha. Todas las opciones me parecieron apetecibles -satisfaciendo un deseo que tenía desde que vi a lo lejos las zonas de umbría de la Sierra del Gigante en aquella ocasión en que subí al Gabar- y desde luego ya queda para el recuerdo el paso por el Coto de Montalviche, le valle de Taibena y la vasta masa forestal desde el mirador de Valdeinferno, con la imaginación desbordada, alimentada por los comentarios de Nicolás que hablan de una zona despoblada con muchos rincones por descubrir. Fue como el descubrimiento de los límites de un país nuevo. Así de sugerente.

Luego bajamos hasta el río Luchena, de aguas sorprendentemente poco frescas. Y la vuelta por asfalto, vía La Parroquia.

Bonita manera de pedalear, por primera vez, por tierras murcianas.

_____________________

Primera parada, por Montalviche. Raspando un grado por la zona de umbría:

P1000686

El valle de Taibena me causó una gran impresión. Al fondo Sierra Espuña:

P1000688

Compartimos el gusto por los carteles vintage, como el del Collado de Carasoles:

P1000692

Parada en la poza para bañistas del río Luchena, previo vadeo típico sobre rocas:

P1000699

A la izquierda la fortaleza de Xiquena, mientras el caballero Abadía cabalga de vuelta a casa. A Pedro Fajardo Chacón le hubiese gustado tenerlo en su hueste:

P1000705

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: