8 julio: Santuario de la Virgen de La Cabeza

(Oria-El Collado-Rambla de Olula-vereda de Los Llanos-Olula del Río-La Noria-Macael-Laroya-El Reúl Bajo-Estella-Los Chopos-Venta La Empedrada-Collado de Las Mujeres-Collado del Barrio-Alcudia de Monteagud-Barranco de Las Mimbreras-Benizalón-Santuario-Lomas de Las Pesebreras-Huerta del Alamillo-Rambla de Paulí-Albanchez-carretera AL-3325-carretera A-399-Partaloa-Rambla del Arquillo-La Almazara- El Frax-Rambla Tobaita-Oria: 119 kms; 8h 15′)

Salidas Desde El Tranco De La Puerta (I)

Gracias a la ruta propuesta por el gran A. Ybarra en Wikiloc nos animamos a visitar el Santuario de la Virgen de la Cabeza, siempre desafiante visto desde la carretera cada vez que voy a Almería.

Una pena que luego, cegado por la fatiga, fallara en elegir la variante de la carretera, camino de Cantoria y Partaloa, en vez de seguir tirando de rambla hasta Almanzora, Albox y la Rambla de Oria, que era lo previsto.

Ruta en Uyqueloco.

Resulta que nunca va a ser lo suficientemente temprano para hacer una vaina de estas con tranquilidad. Ni subido ya en la bici a las seis y cuarto de la mañana evitaré que en casa miren el reloj con resignación, pasada la hora (razonable) del almuerzo. A tientas por El Collado, buscando la rambla de Olula. Oria se despierta.

P1000550

Me quito la última y más pesada parte  de la rambla tomando a la derecha, pasada la zona del merendero, por un camino que me acercará a Olula del Río. La torpeza con la que busco el puente del barrio de La Noria terminaría siendo señal premonitoria de mi dubitativo negociado con los cruces, bifurcaciones y demás cambios de sentido.

P1000553

Así pues, a Macael por la Noria, y entonces camino a Laroya por serpenteante asfalto. Alguna joven senderista en pantalón corto (que me anima a bajar un piñón para rebasarla con más brío) alegra el tranquilo ritmo. De momento todo está bien indicado: pasado Laroya, buscamos el Reúl y Estella.

Dejaremos el asfalto siguiendo la indicación de Reúl Bajo. Comienza uno de los tramos más interesantes, pasando todos esos barrancos y arroyos: Laroya. Los Molinos, del Marchal… Ya a cada cortijada que me acerco me creo que es la de Estella, pero todavía se irá un rato hasta dejarla a la derecha y pasar por la curva de un arroyo que la moja solo un poco. Vista atrás:

P1000555

Ahora se trata de ir subiendo y bajando por un par de lomas hasta desembocar en la carretera, para cruzarla y enfilar esos pueblos que me dejarán cerca de la subida al santuario. Bonito rato por pista con gastados tramos de asfalto, entre chaparras, pinos y almendros. Paso por medio de la Venta de la Empedrada:

P1000556

Ya al otro lado de la carretera, dejamos atrás Benitorafe sin visitarlo:

P1000557

Subiremos hasta Alcudia de Monteagud por un revirado sendero escalonado en piedra, muy apetecible a pie pero muy dificultoso en bici; mejor hubiera sido coger la cuesta acementada desde abajo, más a la izquierda de la rambla. Repostamos agua al lado de la Iglesia del pueblo (bastante caliente, pero agradecida. El agua, digo) y elegimos mal la carretera buscando Benizalón, pues a punto estoy de llegar bajando hasta Tahal, así que vuelta atrás para volver a subir al pueblo y, esta vez sí (a la izquierda de esa Era), encontramos la señalización correcta. Torpe.

P1000560

Al poco  tomamos un desvío a la derecha que nos llevará hasta rambla, evitando así unos kilómteros de asfalto. Va a ser otro de esos tramos a retener, con una bajada muy gustosa, deleitándonos con la torre de Alhabia, allá a la derecha:

P1000561

Enfrente se nos acerca más el cerro de Monteagud, con el santuario encima:

P1000562

En Benizalón volveremos a repostar (agua todavía templada) para empezar a subir. Propuestas senderistas nos tientan, apareciendo a un lado y a otro de la carretera.

La subida no es dura, con tramos en los que se podría meter hasta plato; solo las últimas curvas enlosadas se atrancan un poco, sobre todo cuando se llevan ya más de sesenta kilómetros.

P1000564

Nos encontramos con un solitario, desierto santuario, con profundas vistas a lo lejos pero de poco cromatismo. Los pueblos aparecen en blancos montoncitos, como si una barrida dejara las sierras con apenas briznas de vegetación. Mirando al noroeste Benizalón, Benitagla, y más lejos Tahal, Benitorafe y Alcudia, con La Tetica al fondo; y Uleila del Campo allá abajo, si miramos al sur.

P1000565

P1000566

Bajamos unas cuantas curvas hasta que pensamos que, de seguir así, regresaremos al mismo punto de inicio de la subida. Toca resubir las curvas más duras porque es por una de las últimas -que indica dirección incorrecta de sendero- por donde hemos de tomar el camino de tierra de la bajada que cruzará la carretera.

Ahora transitamos por senderos ahogados por la maleza. Algún desvío me hace visitar perdidas colmenas, aunque no sea exactamente mi deseo acentuar la sensación de aventura en condiciones extremas, pero así soy yo. Lograremos bajar hasta el seco lecho pedregoso del río Albanchez. Lo siento por mi bici, que hoy no tiene ninguna gana de enduro.

Poco más adelante me sale al camino un 4×4 con un señor mayor interesado en saber si he visto muchos pollos de perdiz. Pues no: senderistas aparte, algunos conejos; también un pequeño zorro y muchas, muchas lagartijas. Amablemente me ofrecerá agua de su cortijo cercano, que trae de la balsa mediante goma negra expuesta al sol; está hirviendo, pero se lo agradezco. Me vuelve a interrogar sobre los pollos de perdiz, y cuando se ofrece a abrirme camino hasta Albanchez, parece sopesar si, a falta de perdices, compensa traer a casa un ciclista.

En Albanchez tomo carretera y, pensando en la hora que es, decido no dejarla hasta que me acerque al cruce de la autovía, pasado Cantoria, para regresar por Partaloa. Me han entrado las prisas.

Muy mala decisión: los kilómteros de asfalto se me hacen larguísimos, aún cuando la tendencia sea en bajada. Debí al menos haber dejado la carretera para tomar la rambla de la Cuesta de la Herradura y entrar a Cantoria por detrás, a la altura del  puente de hierro.

Pero la fatiga confunde y quita las ganas de seguir echando fotos. La última es para la fuente de La Parra (subiendo a la izquierda de la rambla de Partaloa, ya en territorio orialeño) y su humilde pero esencial caño: ¡por fin agua fresca! Ya solo atinaba a decir “¡Hostia qué buena está!”

P1000567

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: