Lane Steinberg (I)

El segundo volumen de aquella memorable serie dedicada al power pop, titulada Yellow Pills y confeccionada por el finísimo catador Jordan Oakes contenía -entre tantas propuestas paladeables- una canción que parecía haber sido cincelada con un pulso nervioso similar al mostrado por los primeros XTC: “Empty Boy”, a cargo de Lane Steinberg. La primera vez que supe de él.

Hace poco me enteré de que volvía a tirar de seudónimo para darle nombre -el de 8×8– a otra de sus numerosas aventuras musicales, en esta ocasión la colaboración vía correo electrónico con el músico ukraniano Alex Khodchenko.

Anteayer mismo supe de un nuevo álbum en este 2012 a su nombre.

Ayer revisé su página en internet y me di cuenta de algunos discos más que no tenía controlados…

Virtuoso engendrador, Lane Steinberg.

El propio Oakes recuperó su primera aventura, cuando formó junto a Steve Katz (luego Steve Barry, compañero fundamental en su carrera musical con el proyecto Tan Sleeve, y pieza clave -me doy cuenta- de mi interés por la carrera del que aquí nos ocupa) y Stephen Burdick la banda The Wind, en 1981. Compré el recopilatorio animado, al fiarme de este fino catador musical, pero no encontré canciones soberbias.

El yacimiento no estaba allí, sino en un EP a nombre de Tan Sleeve, editado por Bus Stop en 2001 y con referencias a Brian Wilson en alguna crítica que leí. Con esas nuevas cartas de recomendación, piqué otra vez y esta vez sí que quedé encandilado. Ahí volví entonces a encontrame con Lane Steinberg. Además ese EP me llevó a otra referencia en el mismo sello, ahora a nombre de Wall Of Orchids: otro EP de brillantísimas canciones pop, y detrás de ellas el mismo de antes, ese compositor, músico, productor, escritor y hombre de mundo, como se presenta -por ese orden- un Lane Steinberg que a partir de aquellos dos discos pasó a ser nombre de referencia.

Y otra marca de calidad: el sello EM Records, que también por 2001 le editaba un recopilatorio en el que, junto a lo ya sabido, me encontré con más proyectos, como el de Noel Coward’s Ghost. A juzgar por canciones como “No One’s Looking At The Rain”, no estaba la cosa como para desestimar cualesquiera de sus -inspirados- antojos.

Entiendo que son fruto de una determinación por agrandar una manera de entender el pop que abarca muchos estilos, desde los soleados sesenta al más sombrío, frío o experimental Nueva York de finales de los setenta; todo con un pulso soul que dota de profunda emotividad a su abundante talento. Me recuerda a Todd Rundgren, pero cambiando cierto histrionismo por una discreción más de artesano; un cruce entre Rundgren y un Tommy Dunbar, algo así. Un pedazo de camaleón melódico.

En el envoltorio uno percibe una querencia por la autoafirmación del háztelo-tu-mismo en casa, sin que importe tanto una grabación perfecta en sonido cuanto lograr el objetivo a través de sabios arreglos.

Me rindo ante este tipo de artesanos con sencillas herramientas desgastadas de tanto cincelar canciones. Lane Steinberg posee una personalidad pop deslumbrante con solo juntar unas cuantas canciones de entre sus diferentes discos. Esa es la propuesta final de esta entrada. Habrá otra dando cuenta de Tan Sleeve y una tercera que deje constancia de los buenos momentos que está ofreciendo el disco de 8×8.

Eso si no doy mientras con algún otro nuevo gran disco de este neoyorquino. “Me crié en Long Island durante la época dorada de la radio AM.”

The Wind:

Living In A New World (1986)

Tan Sleeve:

Tan Sleeve (2000)

White Lie Castle (2001)

Bad from Both Sides (2003)

American Blood (2005)

Too Big To Fail (2011)

Lane Steinberg:

This Coming Decade (2010)

Passion & Faith (2009)

The Return Of Noel Coward’s Ghost (2006)

Wall Of Orchids:

Great Blue

Noel Coward’s Ghost:

Peyote Marching Songs, Vol. 1 (1994)

Selección Lane Steinberg

2 comentarios to “Lane Steinberg (I)”

  1. José Luis Says:

    Que tal Manolo, todo el atraso que me encuentro en tu blog muy apetecible y diverso,
    lo mismo he sudado con tus marchas BTT que me he refrescado con esos aires pop de Lane Steinberg y compañía, por mi desconocidos y bien recibidos. Yo por averías del organismo he tenido que estar algún tiempo en dique seco, nada de bici, ni ordenador ni siquiera mirar la prensa, en fin pequeñas reparaciones de la vista que afortunadamente está mejor y algo más clara.

    De lo que queda ninguna duda es que mi visión era como la de un águila real cuando compre el disco que te propongo.

    En los primeros discos de la banda, y con los maestros Gary Brooker al piano y Matthew Fisher al órgano, el guitarrista Robin Trower poco se prodigaba en lucimientos personales, en esta canción sin embargo, ya se deja oír su guitarra ejerciendo sus característicos riffs, de los que Trower es un genio.

    • Procol Harum -LP: Shine on Brightly (canción: Shine on Brightly)

    En su momento 1968, Shine on Brightly se consideró una obra maestra, sus letras con referencias a Buda, y su estructura musical preciosista y compleja así lo definieron.

    Saludos visuales José Luis

    • Manolo M. P. Says:

      Precisamente la canción que destacaba del álbum 8×8 tiene un toque a la famosa “A Whiter Shade of Pale” de la banda que recomiendas.

      La salud que no falte. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: