THE SQUIRES OF THE SUBTERRAIN: Sandbox (Rocket Racket, 2012)

Y en la esquina wilsonesque de la siempre muy visitada sala “Como Si…” nos encontramos con el nuevo disco de The Squires Of The Subterrain, bonito y acertado nombre tras el que el señor Christopher Earl (de Rochester, Nueva York) graba música pop por el gusto de hacerlo. Desde finales de los ochenta a base de cintas autoeditadas, y en los últimos años tirando ya de CD.

¿Otro artesano casero por aquí? Otro, porque ¿quién puede ofrecer mejor relación musical/meritoria que este tipo de artistas, cuyo objetivo es poder seguir haciendo lo que les gusta, soñando quizás con poder grabar algún día un disco con una verdadera sección de cuerdas?

No me extraña: comenta que lo mejor de su viaje a Inglaterra en navidad fue pasarse por Wivenhoe para encontrarse con Martin Newell (“genio de la música pop”, tratado como Sir) y hablar de música entre pinta y pinta.

Ese es el ambiente, y con Sandbox nos deja un disco de particular música subterránea soleada, a base de tocar la cuerda sensible de Brian Wilson.

Uno celebra encontrarse con discos que fuercen a revisar la opinión de un artista, sostenida sobre una apresurada escucha de sus anteriores trabajos. Así que toca repasar de nuevo Pop In A CD, Big Boy Pete Treats, Strawberries On Sunday, Lemon Malarkey o Feel The Sun (éste creo que por primera vez), que hasta ahora me habían dejado la imagen de unos The Dukes Of The Stratosphear algo dispersos. Una influencia declarada, por cierto.

Sandbox queda sin embargo como un disco wilsonesque de rara , muy atrayente personalidad. El producto del ingenio aplicado al hazlo tú mismo por parte de un creyente practicante de la ingenuidad del pop. Filosofía ilustrada con el piano de juguete que colorea la portada.

Pasa por la primera época surfera y por territorio Pet Sounds, dejando un eco de atrayente misterio, más evocador precisamente por ser casero, muy cuidado, derrochando talento musical. Una atmósfera que recuerda los mejores ejemplos de otros grandes héroes a tamaño pequeño como los Silly Pillows de Jonathan Caws-Elwitt: la magia melódica que soltaban aquellas canciones, “Strangest Of The Strange”, “Perfect Pop”… la vuelvo a percibir en “Fun House”, en “Endless Winter”…

La sensación no es caprichosa, puesto que el señor Earl ha colaborado en varios discos de los Silly Pillows.

“Happy Farmers” es otra buena muestra de ese particular mundo pop del que Stephin Merritt es un buen referente, con unos arreglos muy de él.

“(I Still) Mow Your Lawn”, que es como si “Surf’s Up” fuese un jersey vuelto del revés, sirve para dar con la tecla de un disco como éste: de la sorpresa y cierta extrañeza inicial a la emotiva acogida, más agradecida conforme se suceden las escuchas.

Por eso tengo por un tesoro encontrarme con canciones como “For Five Minutes There”, una especial preferida por situarse en el momento de inspiración de un disco como Today!. ¡Qué arreglo de guitarra tan apropiado!

Y un par de ellas más, de esas que no se van de la mente: dos canciones que son “… del Momento” y que colocan a Sandbox como primer disco grande para afrontar el verano.

Linda manera de roerle la fibra a uno, señor Earl.

The Squires Of The Subterrain – Woodrow Wilson

The Squires Of The Subterrain – Lisa’s Tower

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: