10 junio: IV Media Maratón de Montaña La Calahorra – Puerto de La Ragua

(2h, 12′, 47″)

Mi primera participación en esta media deja un buen recuerdo: visita al pueblo de La Calahorra, oscurecido con el color ocre característico de los yacimientos de hierro (cerca tenemos las minas de Alquife), y señalado con la figura de su singular castillo, alzado sobre una colina. Estamos en el marquesado del Cenete (o Zenete).

Marquesado que para mí sigue teniendo el atractivo de una inmejorable y gozosa cancha natural para foguearse deportivamente. A aquella participación en la subida al Postero Alto (en Jérez del Marquesado, hace unos años), le vamos a sumar ahora esta media maratón, cuya primera parte discurre por el parque natural de Sierra Nevada. Nos deja otra enriquecedora experiencia.

Y es que ¡menuda envidia hacia todos los municipios cuya población se beneficia de esa Sierra Nevada que es toda una garantía de vida para estas tierras! El tesoro del agua.

Impresiona ver más de cerca esas grandiosas manchas de nieves eternas en una calurosa mañana de junio, merced a una subida cuya parte del recorrido transcurre por caminos de tierra, rodeados de frondoso verdor; con ese riachuelo cercano que hasta debemos atravesar (¿cuándo me he visto en otra?); con tramos bajo sombra…

Así hemos ido hasta la mitad más o menos: correteando con calma por pista, entre los pinos, tras salir de La Calahorra por un camino entre Almendros y al poco pasar por la localidad de Aldeire.

Siempre recibo con júbilo el cambio de asfalto por tierra, a priori. Ahora,  a posteriori, ratifico lo que últimamente venía sospechando: que qué bien cuando tengo la oportunidad de coger, durante las salidas del día a día, alguna rambla o camino de tierra, porque me recuerda a las salidas por el pueblo… Pero qué mal -o qué sorprendente incomodidad- cuando me los encuentro en carrera, tan acostumbrado como estoy ( a la fuerza ahorcan) a hacerlas sobre asfalto…

Son kilómetros de breves repechos y tramos de llaneo sobre caminos bastante empedrados e irregulares -mucha nieve y mucha agua durante la mayor parte del año- que te hacen difícil poner una marcha cómoda y olvidarte de mover los pies. Y es que también cansa tener que concentrarte en ir dejando cada pisada en el sitio más favorable.

Cruzamos el pequeño río un par de veces, y a la primera ya me he resbalado y mojado hasta los tobillos; luego habrá que sortear como buenamente se pueda alguna que otra zona de umbría embarrada. Pero todo lo hacemos descansando y refrescando la vista en el magnífico paisaje que nos rodea.

Así hasta que, a la altura del km 13, salimos al asfalto de la carretera que por el puerto de La Ragua volcará al otro lado, hasta Cherín, para meternos a la derecha en la Alpujarra almeriense.

Es entonces cuando viene la segunda parte, la dura de verdad: la del asfalto en subida, sin descanso, hasta los 2.000 metros de altura del final. Sin un solo descanso. Eso es lo que la distingue de otras pruebas.

Lo sabía porque lo escuché: que la dureza está en esos ocho kilómetros finales en subida. Y se notaba ya en la salida, cuando todos los participantes parecían tomárselo con calma.

¿Es esta media de montaña más dura que la del Valle del Almazora, con final en Bacares? Comentándolo con el corredor que me precedió en meta (primera participación para ambos, y también veníamos de haber hecho la de Bacares) estuvimos de acuerdo en decir que sí, muy prontamente.

Desde luego, el dolor de mis rodillas así lo prueba: como en María, volví a acordarme de llevar arrastrando un par de albóndigas cartilaginosas con salsa de sangre. Puede que la pendiente aquí esté más acentuada. Y mira que me acuerdo de aquellas recurvas enfilando la subida a Bacares, pero…

El tiempo final también señala que he gastado un cuarto de hora más de lo alegremente previsto. Pero la sensación es de haber acabado menos cansado que entonces, cuando la llegada a Bacares me pareció muuuy lejana. Puede que haya regulado bien, pues en todo momento he tenido presente la parte del asfalto atrapante.

¡Cómo se pega en subida¡ Y sin embargo notaba que iba bien de respiración, como más suelto, a pesar del dolor de piernas. Que yo recuerde, tras la meadilla del km 4, nadie volvió a pasarme; era yo quien me acercaba, lento pero seguro, a los que me precedían. Y los dejaba. Incluso a aquel corredor con el que compartí los dos o tres kilómetros finales: él a empujones, alternando cien metros andando y otros tantos corriendo; yo empeñado en no pararme, buscando así un mínimo de dignidad, aunque envidioso de la táctica del otro, pues quizás mis rodillas lo hubieran agradecido, no sé.

Tras la meta, refrescante trozo de sandía -también presente en los numerosos y bien nutridos avituallamientos. Buena organización, que además puso a disposición, allí arriba, duchas y servicio de masaje. Cuando estaba a punto de tumbarme y dejar que manos expertas me aliviaran esa contractrura que, entre hombro y cuello, me lleva por el camino de la amargura, vi que el primer turno de autobús bajaba hacia La Calahorra, así que lo cogí para no regresar muy tarde a Almería.

En la plaza del pueblo, la siempre esperada cerveza hidratante, tan característica del circuito de pruebas de la Diputación de Granada; cortesía, mal que me pese, de Cruzcampo. Pero, aunque sea Cruzcampo, se agradece.

Eso y el pollo que dieron como comida. Sí, un humilde muslo de pollo, pero es que también se cansa uno de tanta paella. Como si fuera la última delicatessen de las gastronomía mundial.

Me ha costado encontrar un foto del cartel de la prueba. Y no sé si se colgarán los resultados oficiales, o alguna foto que deje constancia de la participación de este solitario aficionado, agradecido por poder tener tiempo para perder en estas cosas. No vamos a pedir a la familia que encima madrugue en domingo…

5 comentarios to “10 junio: IV Media Maratón de Montaña La Calahorra – Puerto de La Ragua”

  1. José Antonio Llebrés Says:

    Hola:
    Ante todo darte la enhorabuena al igual que a tod@s los que disfrutamos (y sufrimos) el domingo. Definitivamente es más dura que Bacares. Alguien dirá “no se pueden comparar porque es diferente”, bueno, yo me atrevo a decir que lo es más que nada por el tiempo empleado, personalmente en Bacares estuve en 1h57 (arrastraba fiebre hasta un par de días antes y simplemente cumplí, la vez anterior tuve 1h50 en condiciones físicas normales) y en La Ragua estaba infinitamente mejor físicamente y acabé sobre 2h3 – 2h4 (nunca llevo crono, me dijo mi tiempo un amigo, más o menos). Está claro que aquí marca la diferencia la durísima parte de asfalto, la cual me hizo “sentir de nuevo” los últimos e interminables k de la subida al Veleta, ni un solo falso llano, toooodo p´arriba sin piedad, jeje.
    Ya en el pueblo, yo me comí 4 tuppers de pollo (todo el mundo a mi alrededor comió más de uno, se podían coger sin problemas), que agradecí eternamente, proteína pura para los cansados músculos y la Cruzcampo (sin alcohol) ¡está genial!
    Al igual que tú, la mayoría de la gente está deseosa de saber la clasificación y de tener alguna foto como recuerdo, sin contar las propias de los amigos y/o familia. Espero que la cuelguen en alguna web para ver nuestra posición, algo anecdótico para los que hicimos más de 2 horas pero que siempre gusta comprobar.
    Sin más, un saludo.

    • Manolo M. P. Says:

      Pues muchas gracias, José Antonio, por compartir tus impresiones. Sí, lo del tiempo decanta la dificultad de la prueba, porque yo estaba más o menos igual de forma en una que en otra. Bueno, ya me gustaría bajar tranquilamente de las dos horas en este tipo de pruebas, como haces tú.

      ¡Ah, si lo sé me cojo otro trozo de pollo! Eso me pasa por “legal” y corto al preguntar. Y la Cruzcampo sin alcohol, si le pongo peros a la que lleva… te puedes imaginar 😉 Pero no hay que ponerse exquisitos, porque tras la carrera -ya lo creo- todo sabe a gloria.

      Saludos.

  2. alvaro riola Says:

    Estuvo muy bieen.
    Yo estaba en la organizacion y estaba muy bien organizado
    por si alguien se acuerda de mi estaba en el puesto 4 dando agua jejejeje 🙂

  3. José M.M. Says:

    Hola a todos:
    Yo tambien participé en la prueba y disfruté de lo lindo en las dos partes del recorrido. ´La gente de la organización genial. El único pero es que no se nada de la clasificación ni del tiempo que hice por lo que si alguien sabe algo ruego nos lo comunique. Gracias anticipadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: