MANUEL CHAVES NOGALES: A Sangre y Fuego (1937/Libros del Asteroide, 2011)

Al sol de la mañana la bomba de aviación que cae es una pompita de jabón que en un instante raya el cielo azul de arriba abajo. Y luego, si se está cerca, se sufre en las entrañas un tirón de descuaje como si le rebanasen a uno por dentro y le quisieran volcar fuera.

Pompas de jabón que te descuajan las entrañas… 2011 fue el año del boom -para un amplio número de lectores- del periodista sevillano Chaves Nogales, reconocido como extraordinario novelista y como excepcional ejemplo de honestidad por su lúcida mirada.

Desde entonces, parabienes por doquier, reediciones, ferias del libro dedicadas a su figura… Y por fin su deslumbrante descubrimiento también por aquí, un año después, gracias a A Sangre y Fuego.

Y como todos, maravillado ante este escritor. Por la potencia narrativa de esos relatos sobre la Guerra Civil (¡ese humorismo que deja caer!) y también por su figura personal, cuyos excepcionales condicionantes causan asombro por la lucidez con los que fueron abordados, según nos cuentan sus principales valedores, que son dos.

El enorme beneficio que hemos tenido como lectores se lo debemos entonces a la impagable labor filológica de  María Isabel Cintas, y también a la divulgación que de él hizo Andrés Trapiello en Las Armas y las Letras . Del olvido al mito.

Menudo descubrimiento. Leo sobre él descripciones, comentarios, sentencias del tipo “El periodista que miraba a la gente”, alguien con un “sentido callejero de la profesión”, o ese párrafo que dice “A un lado los hechos como los vio, al otro su inteligencia. Y en medio, acompañando a la honestidad, un continuo aleteo de intensa emoción” (Enrique García-Máiquez).

La semblanza que de él nos hace su salvadora, María Isabel Cintas, deja la sensación esperanzadora de saber de alguien que estuvo a la altura de un momento histórico de esos que ponen verdaderamente a prueba a los hombres, y que sale de él como justo héroe. Ahora, setenta años después de que muriera en soledad en un hospital británico.

Pues eso, he aquí uno de aquellos españoles derrotado por partida doble por ser un liberal burgués cuyo compromiso republicano desechó por igual a los fascistas que a aquella canalla de revolucionarios que bajaron hasta su mismo nivel.

Declara María Isabel Cintas en la introducción esa grandeza, la de ser capaz de conservar la clama, de ejercer la reflexión, en medio de la conflictiva situación que junto a su familia estaba viviendo. Y luego el legado de su arte narrativo: “Pinta la guerra tal como es. No la hace bonita, cortés o cómoda. Él dice la verdad, y la verdad, tal como él la cuenta, es inolvidable.”

Sí, inolvidables resultan los nueve relatos que componen este libro, en el que además encontramos ese ya legendario prólogo, por clarividente (“Yo he querido permitirme el lujo de no tener ninguna solidaridad con los asesinos. Para un español quizás sea éste un lujo excesivo”), considerado por Trapiello como de lo mejor que se ha escrito sobre la Guerra Civil.

Estos relatos son un ejemplo de  reportaje periodístico cuya verdad más honda supera la vieja dicotomía entre hacer periodismo o hacer literatura. Historia literaturizada contada con voz serena, documentada, precisa, honesta… producto de un planteamiento de independencia absoluto. Y al mismo tiempo vibrante, novelizando testimonios de primera mano, en aras de una transmisión más eficaz de la verdad.

Este hombre narró lo que vio y escuchó del mejor modo posible, y por eso los que leemos estos relatos aprendemos algo de ese punto de vista humano empeñado en mostrar que en esa guerra, como en todas, el principal perjudicado es el pueblo llano.

Y así, con ellos, aprendemos más sobre la Guerra Civil, dejando en nuestra imaginación imágenes inolvidables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: