Todd Rundgren C90

Y en el apartado de emociones redivivas grabadas originalmente en cassette, hasta aquí traemos el recopilatorio dedicado a Todd Rundren, aquel brujo que solía dominar la sala de producción para sacarle caleidoscópica magia musical.

Conocido a través de la inmejorable carta de presentación de su canción “I Saw The Light” (escuchada en Flor De Pasión), cuando además supe de aquel proyecto suyo de Utopia con el disco Deface The Music (esta vez gracias al Hush! de Eduardo Ranedo) y también que había sido elegido por Andy Partridge para que produjera el Skylarking de XTC, entonces ya entendí que su nombre podía indicar la presencia de una buena veta musical.

Músico total de los que por aquí gustan: compositor, intérprete, productor, ingeniero… cuya discografía fui adquiriendo ya en vinilo de segunda mano, ya en las reediciones que hizo Rhino en CD. Y así se me quedó, de manera incompleta porque, tras el muy disfrutable Healing (1981) me desentendí de sus discos a partir de los ochenta; por culpa de 2nd Wind o With A Twist, no sé: uno de estos que tengo y cuyo sonido mainstream falto de canciones con sustento me echó para atrás, y yo no quería emborronar la imagen que tenía de él como sabio constructor de melodías, cuando se ponía. Y eso que ya conocía el lado más cósmico y heavy de buena parte del proyecto Utopia, pero lo veía como el capricho consentido de uno de tus sobrinos favoritos. El caso es que no conseguí ni Faithful (1976), quedándome con las ganas de escuchar, más que su lado de versiones, el de originales suyas en la otra cara; ni tampoco su disco A Cappella (1985), por el que Patricia Godes dijo en una Rockdelux que Todd Rundgren era un músico soul, algo que entonces encontré sorprendente y que con el tiempo entendí. Cuestión de feeling.

El caso es que tenía un buen puñado de canciones, sobre todo de The Ballad Of Todd Rundgren (1971), del Something/Anything? (1972) y de Hermit Of Mink Hollow (1978, y uno de mis favoritos), así que todo indicaba que me iba a hacer un recopilatorio muy muy disfrutable, como así resultó ser.

Por muy incompleto que resultara, para mí fue suficiente para demostrar que aquel músico nacido en Philadelphia y criado con la música pop inglesa idealizada fue siempre una referencia de poderío para dar con grandes canciones pop.

También me hice un recopilatorio de Utopia en el que Deface The Music (1980) y Utopia (1982) eran básicos, aunque mi favorita suya estaba en Oblivion (1984): “Maybe I Could Change”, que para mí es toda una clásica “Flor De Pasión”.

Entonces tenía tiempo para seleccionar, ordenar, descartar, grabar y regrabar, pensando además en qué portada hacerle; de buscar trabajosamente información, de conseguir con dificultad los discos, muy poco a poco, y de disfrutar de cada nueva canción descubierta una y otra vez. Creo que hacía estos recopilatorios para dedicármelos a mí mismo, como si con ellos brindara por tantos momentos de buena música en mi habitación. Fue una buena manera de afianzar una modesta aunque sincera educación musical, porque dispuse del temple necesario para que todas aquellas canciones y discos calaran en mí.

Hace tiempo ya que me di cuenta de que fui un privilegiado por poder disponer de todo aquello. Por más que ahora pueda recuperar en un pispás toda su discografía y más, y la comprima y la cuelgue a disposición del que quiera, ya nada volverá a ser como antes.

Pero en fin, guardemos por aquí un rincón para aquellos artefactos sonoros que dieron mucho juego, de los que uno guarda grato recuerdo como símbolo de aquellos años de la educación sentimental.

Todd Rundgren C90

2 comentarios to “Todd Rundgren C90”

  1. José Luis Says:

    Cuando dormiría el Sr. Rundgren con lo ajetreado que debía estar.

    Solo tengo Something ……. cuya portada siempre me recordó un cartel de la Feria de Abril y el de Meat Loaf (Bat Out of Hell) , en el que menos cantar lo hace todo, un tío talentoso y muy bueno, otro pleno para ti Manolo.

    Todd Rundgren vida llena de éxitos y seguramente millonario en divisas, todo lo contrario de los que te apunto con otra canción curiosa, y de los que solo queda uno de sus fundadores.
    • Badfinger (My Heart Goes Out)
    Compuesta por el que fuera su baterista Mick Gibbins, esta bonita canción acústica siempre me deparo la duda de sus instrumentos de cuerda; ¿mandolina, guitarra de 12 cuerdas, mandola o algún instrumento oriental? –

    -Manolo, ¿se podría regalar un coche de alta gama al acertante? – o quizá, mejor unas
    cervezas-

    Saludos rumbosos.

    • Manolo M. P. Says:

      Otra gran recomendación, amigo José Luis: ¡nada menos que Badfinger! ¡Qué grandes, claro que sí! Y una canción que no suele aparecer en las selecciones de su repertorio clásico. Yo votaría por una mandolina, pero vaya usted a saber…

      Ante canciones así, un coche de alta gama es cosa de poca monta. ¡Badfinger bien merecen unas cervezas, hombre! No hay color.

      Estoy enganchadísimo al mapa visor este, ¿sabes?

      Saludos agradecidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: