GRIMSBY FISHMARKET

Entonces saciábamos nuestra hambre de canciones a base de recopilatorios en cassette, hechos por los mismos fanzines que nos inculcaban la necesidad de conocer a todos aquellos nuevos nombres. Así se alargaban los efectos de la explosión pop independiente durante aquellos últimos años ochenta.

Conseguir los discos costaba lo suyo, al menos por aquí; lo más asequible eran los fanzines y esas cintas que te permitían ir controlando la escena. De entre todas ellas, sobresale Grimsby Fishmarket 4 Norrkoeping 0 por su cuidadoso colorido tanto en su presentación como en el contenido, así como una calidad superior en el sonido. Ya entonces me parecía un poco especial. Lo fue: resultó determinante en el desarrollo de mi gusto musical dentro del pop, apuntando a un horizonte más allá de la espesura de los bosques de guitarras.

Por una vez, me enteré a tiempo y pedí el fanzine con la cinta a  Marcus Törncrantz, el sueco responsable de aquel Grimsby Fishmarket cuyo número 4 -el primero con texto en inglés- salió en el otoño de 1991. Yo lo conseguí en junio del año siguiente, lo que supone un tiempo de reacción muy estimable si tenemos en cuenta mi vacilante y dificultosa respuesta refleja habitual ante Lo-que-hay-que-tener.

Su responsable, en su comentario personal escrito adjunto (¡aquellas buenas costumbres!) me decía que era el último que le quedaba, aunque reconsideraría la posibilidad de volver a sacar otra tirada si le molestábamos lo suficiente. Me parece que no lo hizo: una manera como otra de dejar nacer la leyenda.

No recuerdo el anzuelo para que llamara mi atención: seguramente The Orchids, con esa canción inédita que -como todas las suyas de aquella época- seguro que iba a merecer la pena, como así fue. Junto a ellos, y otros pocos británicos bien escogidos, me encontré con casi un contingente de grupos suecos y japoneses que comenzaron a excitar mi imaginación centrífuga escapista: ¿y si hubiera un pop allende Las Islas más atractivo -o tanto como- el fabricado con aireadas guitarras?

Seguramente así fue como empezaron a germinar los perdurables efectos de los arreglos que traían algunas de estas canciones: de viento y de cuerdas, de lo acústico sobre lo eléctrico, de percusiones más sugerentes que autoritarias (¡y hasta la ausencia de batería!)… Más que nada fue una llamada de atención hacia una nueva sensibilidad que terminaría por calar en mi gusto musical, y creo que el origen bien pudiera estar en la nueva personalidad musical que para mí traía la selección de esta cassette que renovó el aire de mi habitación. Fue un buen paso. Luego me daría cuenta del gusto de Marcus por el toque él Records, al que esta recopilación se debe en buena parte.

La cara A empezaba con Louis Philippe – Eusebio, y si digo que no sabía cuál era el nombre del artista y cuál la canción se entenderá la situación de despiste en la que me encontraba. Pero pronto la volteé por entusiasmado descubrimiento de realismo mágico.

La selección denota el buen gusto del señor Marcus Törncratz. Ahora creo que es un establecido crítico musical, y recuerdo que en mis comienzos con internet seguía una página con críticas suyas cuyo nombre ya no recuerdo.

Tampoco recuerdo por qué no me hice con el siguiente número, que incluía la siguiente referencia del sello creado al efecto por Marcus: Records From the Cookie Nose Tower; tras la cinta del #4 sacó un flexi en el #5 con Chocolate Barry. Seguramente aún escocerían esas cuatro librazas esterlinas soltadas por la cinta, y uno tenía que medir muy bien las inversiones. Así me perdí un buen puñado de discos, pero no pasé hambre: alimentado estaba y algo crecí. Algo crecí.

Con el tiempo, Grimsby Fishmarket 4 Norrkoeping 0  acabó teniendo casi el estatus de cassette legendaria entre los aficionados, o puede que sin el “casi”. ¿Cómo mirarán las nuevas generaciones a aquellos años? Dependerá de cada cual, puesto que uno mismo se puede poner de ejemplo cuando mira con interés décadas pasadas no vividas. Siempre tengo la sensación de llegar a vivir los últimos suspiros de una buena época. No está mal, algo es algo.

Me extraña que no haya sido reeditada todavía en CD.

Sigamos con la leyenda: para ilustrar, canciones de un par de esos misteriosos grupos suecos. Ejemplo de discografía intachable: un solo single, una canción o dos aparecidas en recopilatorios… Una trayectoria inmaculada sin ningún paso en falso ni gesto de relleno: ¿cuántas bandas pueden presumir de eso? Hoy en día más difícil aún, cuando todo favorece la sobreexposición. También es verdad que no he podido escuchar su 7″, pero “Into The Morgue” de Mary-Go-Round destila clase. Como las dos de los Bummer Twins, que también abrillantan esta cinta.

En fin, Mary-Go-Round solo tuvieron un EP de tres canciones editado en A West Side Fabrication, sello puntero en aquellos tiempos del pop sueco (This Perfect Day, Popsicle, The Wannadies…) que luego creció y creció.

Un 7″ que se encontrará fácil por Ebay. Seguramente por algo más de cuatro librazas esterlinas.

Mary-Go-Round – Into the morgue

Bummer Twins – Songs about girls

6 comentarios to “GRIMSBY FISHMARKET”

  1. Javi Says:

    Cinta mítica y maravillosa! Por cierto, el increíble 7″ de Mary go round sale a veces por eBay, pero nunca se va por menos de 80-100 euros, es oscuro objeto del deseo de los indies japos, y ahí no se puede competir. Lo tengo en mp3, por si gustas. Saludos.

    • Manolo M. P. Says:

      Hola Javi.

      Pues… Acepto tu ofrecimiento. No sé, igual vía Soulseek me lo podrías pasar, si es que compartes carpetas ahí. O adjuntar alguna canción por correo electrónico. Pero bueno, tampoco quiero que te molestes: creo que lo puedo conseguir algún día de estos vía Soulseek o algo así.

      Gracias por dejarte caer.

      Saludos.

  2. Javi Says:

    Los cuelgo a mediafire y te paso un enlace cuando pueda, más sencillo así. Un abrazo.

  3. Carlos Says:

    Bonito post, recuerdos de una época donde las únicas bajadas posibles eran a por el correo! Clásica cassette con mucho estilo y gran portada!

    Saludos!

  4. José Luis Says:

    Amigo Manolo,

    Como sé muy bien que tus consejos musicales hay que seguirlos siempre, me interné por la Red y resulta que el recopilatorio está colgado, con un sonido más que aceptable.

    Ahora mismo estoy encantadísimo con esas canciones tan vitalistas, tan desacomplejadas, tan lejos de las “guitarras abrasivas” con las que yo también me nutrí durante parte de mi juventud hasta que descubrí que había otro camino donde me sentía mucho mejor.

    (En mi caso, empecé a desviarme del sendero “indie” a través de grupos como The Pastels o los Superchunk más delicados.)

    Saludos implosivos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: