P.G. WODEHOUSE

Lo mejor de la década de los noventa fue descubrir al escritor P. G. Wodehouse y el mundo literario que desarrolló con sus obras, gracias a aquel artículo de Ramón De España en El País.

Fue con motivo de la revitalización que la editorial Versal hizo de su figura para las nuevas generaciones. Un empeño que tuvo continuidad con el rescate de Anagrama, la definitiva culpable de que los libros de Wodehouse sigan desde entonces presentes en las librerías como lo estuvieron en décadas pretéritas gracias a José Janés, “como corresponde a un clásico absoluto.”

Inevitable la acertada cita que sobre él dejó otro grande, Evelyn Waugh, y que aparece en esas reediciones: “El mundo idílico de Wodehouse no perecerá nunca; seguirá liberando a las generaciones futuras de ese cautiverio que sin duda será mayor que el nuestro. Nos construyó un mundo para nuestro deleite y para que pudiéramos instalarnos en él.”

Es exactamente eso. Una evasión necesaria a base del humor más puro, blanco, fino, refrescante e inteligente que conozco. La esencia del mejor humor británico. Del mejor humor, sin más; o del que prefiero.

Otra comparación acertada: la sierra de Tom Sharpe convertida en finísimo bisturí en las manos de Wodehouse, para diseccionar la sociedad en una operación literaria más arriesgada y de mayor mérito, más valiosa.

Porque su humor “te hace trabajar los hemisferios cerebrales”, al ser el destilado de una prosa perfectamente engrasada, de la que tomar apuntes. Y de hecho abundan los libros con brillantes citas suyas, ya sea descripciones, comparaciones o clarividentes exposiciones de sentimientos personales tan difíciles de expresar como fáciles de reconocer al leerlo.

¿Humor inocente? La apuesta por excluir la grosería, el mal gusto o el chiste fácil y hueco es una apuesta intencionada que merece nuestro aplauso. La disección de los vicios de la sociedad de su tiempo está hecha con tanta elegancia en esas historias tan superficiales que sorprende la profundidad de su calado, cuando nos venimos a dar cuenta. Y, quizás, pocas cosas resulten tan dolorosamente profundas como la pérdida de la inocencia. Ojalá nuestras preocupaciones giraran alrededor de la desaparición de una jarrita para la leche con forma de vaca.

Conocer su mundo es amarlo, como a mí me pasó: empecé por su serie más famosa, la de los relatos y novelas que tienen como protagonistas al cabeza de chorlito de Bertie Wooster y su fiel ayuda de cámara, Jeeves; seguramente su creación más recordada. Como me ocurre con aquello que más me gusta, al principio busqué más de lo mismo y desestimé otros personajes suyos; y para cuando por fin me los encontré, más rendidamente caí ante ellos.

El incomparable Ukridge; el mundo de Blandings; las amables intrigas de Psmith; los lechuginos del Club de Los Zánganos; Mr Mulliner y sus historias en aquel pub, El Descanso del Pescador, por las que siento especial predilección ya que también aquel es nuestro cálido refugio…

Un mundo de ciclos que nuestro querido “Plum” Wodehouse quiso hacer aún más atractivo mediante el recurso de interrelacionarlos, de manera que unos personajes se colaban en las historias propias de otros, algo siempre emocionalmente efectivo para el lector que les había cogido cariño. Uno de esos guiños al lector -junto a muchas expresiones típicas- tan del gusto de un autor que dejaba la impresión de regocijo con cada nuevo párrafo que escribía, sabiendo lo que le esperaba al lector cuando se encontrase con él, con el divertimento que le esperaba.

El cariño que se les coge a estos personajes es uno de los grandes regalos que nos ofrece Wodehouse. Es el reflejo del propio amor que el autor tenía por sus criaturas. ¿Qué mejor valor moral para justificar el noble humor, tan bien escrito, de Wodehouse?

Quisiera haberlo presentado de otro modo: una vez pensé en intentarlo al estilo wodehouse, con todos esos giros suyos tan característicos. Lo que me ha salido es demasiado soso y aburrido (incluso con un regusto airado), pero el motivo es práctico: aclararme en la serie de obras que tienen a Jeeves como protagonista; recuerdo que, al poco de caer rendido, consideraba injustificada la fama de Jeeves en detrimento de su pareja protagonista, un Bertie Wooster de torpeza supina pero buenas intenciones que me tenía ganado.

El detonante ha sido la salida del segundo volumen del Omnibus Jeeves en Anagrama. recuerdo que del primero fue fácil determinar que ya tenía todas las obras contenidas en él. Con el siguiente ya me asalta la duda: ¿Tengo Adelante, Jeeves?

En iberlibro aparece un antiguo tomo de Plaza y Janés con, entre otras, Muy bien, Jeeves. De nuevo, la duda: ¿la he leído? Para acabar con ellas, y antes de hacer inventario de los libros que tengo en Oria, me propongo hacer una lista con la serie de Jeeves, y así dejarlo claro.

Veamos:

Adelante, Jeeves (Carry On, Jeeves, 1925)

El Inimitable Jeeves (The Inimitable Jeeves, 1924)

Muy Bien Jeeves (Very Good, Jeeves, 1930)

¡Gracias, Jeeves! (Thank You Jeeves, 1934)

De acuerdo, Jeeves (Right Ho, Jeeves, 1934)

El Código De Los Woosters (The Code Of The Woosters, 1938)

Júbilo Matinal (Joy In The Morning, 1947)

Llamen A Jeeves (Ring For Jeeves, 1953)

Jeeves Y El Espíritu Feudal (Jeeves And The Feudal Spirit, 1954)

Creo que las siguientes no están editadas en castellano, o yo no las he encontrado:

The Mating Season (1949)

Jeeves In The Offing (1960)

Stiff Upper Lips, Jeeves (1963)

Much Obliged, Jeeves (1971)

Me ha servido conocer la Sociedad de Fomento Los Zánganos, este sitio de aficionados a Wodehouse en castellano, producto de una buena labor de amor hacia su mundo: uno de sus principales frutos es la intención de ir traduciendo algunos relatos que no tenían versión en castellano.

Merece la pena también leer la presentación que hacen de él, muchísimo más interesante, animosa y adecuada que la mía. Debería haber puesto este aviso al principio de la entrada.

Un sitio para ver cubiertas de sus libros en varios idiomas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: