26 Marzo: VENTA QUEMADA – “EL BERROCAL” – LAS VERTIENTES

Sábado. Buena mañana, sin viento. Salí con manguitos y no me los quité durante todo el recorrido, o sea que más frío que calor. Bueno, comenzamos por la carretera dirección Chirivel hasta la Rambla del Pino Blanco. No la hay más clásica en mi territorio ciclista.

Voy en busca de La Bermeja, pero dejo el momento de cambio de inclinación de la rambla -que ya será levemente favorable- para subir por la derecha; al volcar me encuentro con el Ctjo. El Vínculo, pero no llegaré hasta él, sino que por el camino paralelo “por detrás” de la rambla -apenas unos doscientos metros-, volveré a caer a ella; así he evitado el tramo más engorroso por la cantidad de arena (agua estos días) que tiene.

De La Bermeja hacia Venta Quemada. Veo el Ctjo. Malagón al otro lado, rambla de por medio, pero tampoco llegaré hasta él: ya si eso repongo agua en la fuente de Venta Quemada. He llegado por “La Colada del Camino de La Venta del Parral”, el habitual camino de entrada por el sur:

Esta vez no voy a bordear el cerro de La Venta, por el que habitualmente regreso por la derecha hacia Las Vertientes, sino que tiro por la rambla, aunque lleve un reguero de agua. Me lleva hasta la cortijada de, claro, Los Aguacericos; y de ahí hasta el cruce con el camino hacia Tarifa. Por allí se encuentra uno de mis parajes preferidos de todas estas tierras; en pocas semanas estará en todo lo suyo:

Decido entonces tantear un cortijo que había visto allí en lo alto, subido en la Sierra de Orce (y no de María, como creía, hasta que supe que es el puerto de Chirivel el que divide ambas sierras); lo llevaba observando desde un rato y me cuesta creer que no haya subido hasta él anteriormente.

Pues no, se trata de una nueva subida, como tantas otras, hasta uno de esos cortijos que puntean de blanco las faldas solaneras a este lado de la sierra. ¿Se trata del Cortijo del Berrocal? Vamos a dejarle ese nombre hasta que lo aclare, porque un poco más abajo hay otro más grande que puede que merezca el único nombre que leo cuando trato de orientarme en el mapa a posteriori, ya en casa. Pero con mi habitual ceguera despistada y los pocos mapas con información detallada de que dispongo (gracias por ellos, Juan), no sé cómo ni cuándo lo lograré. 

El camino se toma desde el mismo puente que cruza la autovía. La tendencia en subida pronto se acentúa, al dejar el Camino de Orgalla con el que habíamos enlazado.

Todo se vuelve mucho menos transitado: ahora el par de surcos de los vehículos a motor marcan a duras penas la senda.  Si se amplía la imagen, se podrá ver el cortijo “camuflado de blanco”  tras las ramas de los almendros en flor:

Los tramos más empinados resultan exigentes. ¡Ah, ya hacía tiempo que no me lo ponían difícil!… Da gusto pues saborear de nuevo las dificultades, cuando son consentidas.

Pero la rueda trasera me patina, y pongo pie en tierra. Fracaso: siempre pienso en volver a hacerlo para conseguir terminar la subida sobre los pedales.

Llego hasta el cortijo:

 El camino parece querer terminar de subir para volcar al otro lado, aunque tengo entendido que no hay posibilidad de hacerlo. Estaría bien, así que habrá que investigarlo para la próxima, porque hoy ya toca bajar hasta Las Vertientes. Se presenta atractiva, que para mí significa hacerla rápida pero cómoda, sin mayores exigencias técnicas:

Las Vertientes, allí abajo (con zoom):

Por la calle del Camino de Orgalla entro. Esas placas publicitarias de Varta, Firestone… que hay en cocheras, talleres y gasolinera son para mí todo un motivo de personalidad en esta población, dándole un delicioso carácter retro. Al menos para mi gusto:

Y me como el plátano mientras venero poder apreciar que sigue habiendo niños con la costumbre de jugar a la pelota contra la fachada de una casa, cuando están solos. Lo saludo al marchar:

Paso por El Contador

Y por Los Álamos, para ya regresar por el mismo trozo de asfalto A-399 que dejé al principio, sobre las nueve de la mañana.

Me salieron 60 km.

En poco tiempo, el Campo Cisnares estará esplendoroso. Trataré este año de volver a disfrutarlo, para retenerlo ya por siempre. Esto hace tiempo que lo consiguió.

2 comentarios to “26 Marzo: VENTA QUEMADA – “EL BERROCAL” – LAS VERTIENTES”

  1. dsrodri Says:

    El cortijo se llama Barrocal, y el de abajo, más grande es el cortijo Orgalla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: