5 febrero: Rambla de La Mata

(64 km; 4h 16′)

Del helor al tiempo primaveral para volver a hacer prácticamente la misma ruta por el Campillo de Chirivel:

De Oria al Barranco Quiles, en cuya fuente lleno el bidón. Ahora en invierno casi ni bebo agua, y eso no es bueno; mala costumbre heredada de la necesidad de aguantar “a lo camello” durante las largas salidas estivales.

Boca de Oria: suelo compactado, liso liso; hielo en la zona de umbría, para empezar a subir camino de El Margen.

Desde allí soltamos el asfalto para cruzar por la izquierda; dejaremos a la derecha Los Molinos, buscando la cortijada de El Cantal, puerta de entrada al Campillo.

Dejando el camino asfaltado que lleva hasta Vélez Rubio, enfilamos entonces por cualquiera de los caminos que salen a la izquierda, y que componen casi un tablero de ajedrez por los numerosos cruces entre ellos. El objetivo es el Collado del Campillo.

Subimos hasta dar con asfalto; hay una granja porcina y un cartel indicador. Normalmente cruzamos ese asfalto para buscar la rambla de Claví o, tomando los caminos de la derecha, para bajar hasta donde vamos hoy, pero es que hoy lo haremos un poco antes, tomando ese camino asfaltado que nos dejará en gozosa, vertiginosa bajada de nuevo en la carretera a Vélez Rubio, pasado el desvío a la derecha que lleva al Collado de la Horcada (una manera de regresar por El Saliente y Los Cerricos, si se quiere); cruzamos el vado y pasamos a la derecha, bajando por la rambla de la Mata, que es como creo que se llama.

El objetivo de esta salida era llegar por ella hasta dar con la rambla del Centeno, para iniciar el camino de regreso, pero llega un momento en que me encuentro con un estrecho de la rambla demasiado embarrado, y encima con el clásico tronco de árbol atravesado, así que volveré sobre mi trazado porque en aquel momento no me acordaba adónde me llevaría, y no disponía de demasiado tiempo extra para especular.

Subo hasta la carretera y la cruzo por el vado de La Mata, subiendo por una cuesta rodeada de granjas y de “Hermanos Euronogueras” (¿o era “Euronogales”?. Subiré por La Ramblica; por el cortijo Ridao; entre chaparras, almendros, higueras y cercados con abrevaderos para el rebaño . Esto en primavera es bastante vistoso.

Llego hasta el Collado “por las espaldas” al punto en el que lo dejé. Me tomo un plátano, un bombón Lindor especialmente seleccionado para las pasadas navidades, y para casa.

Que no se me olvide que tengo que beber más agua. Aunque ello me obligue a llevar mochila.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: