22 febrero: Campillo de Chirivel

“Helor”, una buena palabra típica de la familia de mi madre para hablar del viejo y buen frío invernal de esta tierra.

Fin de semana de nieve, y previa mañana de sábado que me obligó a darme la vuelta a por la chaqueta. Así que fui con todo; también con la braga militar para cubrir el cuello. ¿Otro nombre para esa prenda, por favor? Al menos puedo decir que, durante toda una mañana, fui “un hombre bien bragado”.

De esas mañanas en las que te duelen las sienes del frío, y comienzas con los dedos de las manos helados; luego lo notas en los pies, y ya no se te calientan, y entonces te da por pensar en lo que pasarán esos alpinistas con los dedos amputados por congelación.

Por aquí la cosa no es para tanto, claro, y ante una buena lumbre, devolviendo los dedos de los pies a la vida, te sonríes y vuelves a envalentonarte.

Fue una timorata salida, más que nada, pero me traigo la idea de una buena ruta por el Campillo, rambleando paralelo a la Sierra del Saliente que alarga la de Las Estancias; por allí por La Mata de Bolaimí, quizás volviendo por la Rambla del Centeno. Como siempre, teniendo al cortijo El Cantal como puerta de entrada al campillo de Chirivel. Buscaremos entonces el Collado del Campillo. Sí, por allí en lo alto, donde se ve una granja porcina. Dejaremos en esta ocasión la bajada a la izquierda por la rambla de Claví, y la buscaremos por la derecha, hasta la carretera asfaltada que llega por debajo de Vélez Rubio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: