Charles Courtney: Lotus Lillies (1888)

 

Tanto es lo más como lo menos. Tanto tiempo de reinado absoluto del Impresionismo dejó sus efectos colaterales: del no-es-para-tanto al simple hartazgo. Y es verdad: cuántos vangoghs y monets decorando los complacientes hogares burgueses… Como aquello de póngame tres metros de libros para la estantería.

Nosotros también compramos en el Carrefour un lámina de Noche Estrellada para el dormitorio de nuestro piso en Almería.

Con motivo de la exposición Jardines impresionistas, me encuentro de rebote con este bonito cuadro “donde se huele el agua, se respira el rayo de sol calentando el brazo y hasta se escucha a los nenúfares estirar sus cabezas.” Estaría bien ir a ver el original.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: