14 Noviembre: EL SAÚCO-CELA-PIEDRA LOBERA-ROYO

(90 kms: 5h, 40′)

Mañana de nubes bajas y niebla. También en la mirada, sin tener claro qué hacer ante el frente que parecía venir desde Cúllar. Por la AL-8100 voy, pensando en seguir, pensando en darme la vuelta… Pasaré frío, pasaré calor y, hoy también, maldeciré el molesto viento.

 Me gustan los hitos kilométricos clásicos de piedra. Todavía sobreviven algunos:

Llegada la provincia de Granada, me meto por la izquierda, por la cortijada de El Saúco.

Tengo pendiente por ahí el reconocimiento/descubrimiento de algunas alternativas, pero ahora ya decido dejarme caer por la rambla de El Higueral, que me llevará en unos once kms de cómodo descenso -pasando bajo imponentes molinetas de aspecto intimidatorio- hasta esa pedanía de Tíjola. Allí dejo la rambla antes de pasar el puente sobre cuyo asfalto buscaré a la izquierda la balsa de Cela.

Desde allí tomo para arriba dirección merendero de Poveda, tramo que siempre se me ha hecho pesadísimo. Esta vez también: son las doce, paro para tomarme un caramelo de miel y resoplo. Esto se está haciendo largo.

Cuando me lo permite, dejo el camino para tomar rambla arriba. Busco refugio en la música: este disco de Poland da su juego, con la wilsonesque “The golden age of everything”, magnífica; además está “Starling street”, que podría pasar por una del repertorio High Llamas; y otra elección, la que abre el disco: “Finally September”, con perfume Prefab Sprout. 

La subida por la Sierra de Lúcar no es dura: hay tramos de llano en los que se puede meter plato. Me vuelvo y veo la Tetica, tras la bruma.

 

Voy ya preocupadísimo, porque me dan las dos, y al intentar avisar en casa de que llegaré algo tarde compruebo que no me va el móvil: ¡la falta de cobertura acabó con la batería que le quedaba! Otra mirada, ya cansadísima, hacia el banco de nubes.

La subida se pone exigente al final, cuando llego hasta el camino que me sube hasta los pies de Piedra Lobera. Para entonces ya voy con la reserva, cuando piensas que no es cansancio lo que tienes sino fatiga, mucha fatiga. Con ganas de pararme, dejarme caer sobre el manillar y resoplar. No puedo perder más tiempo, pero tengo que comer algo. Decido echar por la rambla del Sache buscando El Royo, y no volver por El Saúco. Estoy yo para fotos…

Llego a casa a las tres y media. Lo siento, calculé mal. Lo siento.

Tampoco era para llamar a la Guardia Civil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: