26 Julio: EL MOJONAR expanded

(No recuerdo bien: 70 y tantos kilómetros; 5 horas y pico)

Pocas, muy pocas salidas reseñables este verano. ¿Y si digo que lo más excitante fue horadar la alternativa por tierra a la cuesta del Duende, abierta y disponible tras haber metido tubería? Bajar por allí resulta una gozada si se dispone de buena suspensión, y subirla sin poner pie a tierra puede ser un apreciable ejercicio de técnica.

Quise ampliar la ruta del Mojonar a la vuelta, regresando por la rambla Claví pero metiéndome a la derecha, tras coronar, de nuevo por la sierra de Chirivel.

Llegado a Chirivel, no se me ocurrió otra cosa que fotografiar el hostal El Retiro, arovechando que había un 2CV aparcado. Y es que ese sitio, como otros desde Vélez Rubio hasta Cúllar por la antigua N-340, siempre han tenido un cierto sabor allende los Pirineos para mí, con esos ventanales verdes de madera, o lo de la costumbre de las arboledas a ambos lados de la carretera, con franjas blancas a modo de quitamiedos naturales. Bueno, el caso es que resultaría definitivo lo del coche porque fue una ruta marcada por modelos clásicos de la automoción.

Tiramos dirección a la autovía, pero en el mismo momento de cogerla -que no se debe-, nos metemos por un camino a la izquierda que la pasará por debajo, saliendo a la vía de servicio, tomando a la izquierda, y no en dirección Los Garcías, como pone en un par de letreros. Esa será la manera de enlazar con la subida al Mojonar, tras coronar en el cortijo El Collado:

El Mojonar, desde arriba…

… y con su parece que inamovible Land Rover, allí desde siempre que he pasado. ¿Dije que sería una ruta de clásicos?

Luego paso por Fuente Nueva, no sin antes repasar la fisonomía de esta parte de la Sierra de María:

Bebemos, nos comemos un ferrero rocher de las sobras de navidad (asegurándose que no tiene gusanos, claro), y “to tieso pabajo”, por asfalto hacia la vía de servicio de la A-92: la pasaremos por encima y caeremos a la rambla de Chirivel, que pronto dejaremos para meternos por este camino, marcado por las obras de “encauzamiento” hechas hace un año o así.

Pone que es camino privado, pero ni caso: lo privado lo dejaremos a la derecha, para seguir por una resquebrajada rambla, con claros signos de haber corrido el agua por ella. Que no eche para atrás los tramos dificultosos, ni la rampa de subida.

Ya bajando, dejaremos el camino que se divisa a la izquierda (caerá a la rambla del Centeno, dirección Vélez Rubio), para tomar a la derecha, buscando la salida a la rambla de Claví por el cortijo que igual puede ser Claví de Genaro. Supongo que detrás está el cerro de Claví:

Subimos a los altos del campillo de Chirivel, pero en vez de seguir, atravesando como de costumbre el camino asfaltado, subiremos por la derecha, tal y como indica la bici:

Veremos al fondo la ruta del Mojonar, y abajo a la derecha el cortijo de la rambla Claví al que salimos hace un rato. Ya toca bajada disfrutable= sin locuras, frenando tranquilamente y sin ningún tramo que ponga a prueba nuestra escasísima técnica.

¿No lo dije? Nos encontramos con un 850 sembrado entre los almendros. Rarezas de las semillas transgénicas, vaya usted a saber…

Y caemos a rambla, entre los altos del Frac y del Fraile: la del Frac, digo yo, porque pasaremos por el cortijo con ese nombre, buscando el “Camino de la Carrasca al Molino”, dejando atrás el cortijo Los Blancos, la Bermeja (y la fuente del mismo nombre, ¡hoy seca!) y unos cuantos más, nuevas casas de ingleses aparte.

Tomaremos ya a la izquierda dirección al cerro de la cantera que vemos, y pasaremos por unas instalaciones de una especie de parque zoológico a medio terminar. Estamos por la zona de Las Yeseras, y recuerdo las primeras veces que bajaba por ahí, por un disfrutable camino de tierra, ahora asfaltado. En fin.

Saldremos a la carretera del Saliente, atravesándola para tirar por el cortijo Jalí, cortijo Polanco, buscando ya la vuelta vía La Cumbre y Campo Cisnares, con agradecido repostaje en la fuente de un cortijo en la que no había reparado antes:

En casa me esperaba otro agradecido y reconstituyente repostaje:

Esto lo coje la Coca-Cola y haría del gazpacho la bebida energética para deportistas más famosa del mundo. Disfrutemos mientras de lo poco que aún queda por globalizar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: